Un tatuaje que dura lo que no pudo durar nuestro amor.

Un tatuaje que dura lo que no pudo durar nuestro amor.

¿Alguna vez pensasteis en tatuaros el nombre de vuestra pareja? ¿ Que te pasa por la cabeza antes de marcar tu cuerpo con la identidad de otra persona? Mucha gente pensará que es una locura, algo inconcebible, algo que nadie en su sano juicio haría…

El amor es algo que no se puede medir ni calcular, el amor es el motivo por el cual las cosas dejan de parecer tan duras, tan complicadas, tan cuesta arriba… Un amor verdadero es el que dura toda la vida, el que demuestra que no hay nada mas importante y mas fuerte que el propio sentimiento de protección y cariño.

Hay veces que se marchita, se apaga, y deja de ejercer esa fuerza brutal en el pecho, hay muchos motivos por lo que esto pueda pasar, falta de pasión, perdida de la atracción, o el simple hecho de querer salir de una rutina, como crecimiento personal. Pero nunca se debería permitir que la muerte separase el amor que la vida no supo separar.   Después de una desaparición tan repentina, todo lo que queda del amor es el sentimiento, y esos recuerdos que nunca dejaran que te separes de esa persona que ya no esta.

¿EMPIEZA YA A SONAR RAZONABLE EL MARCAR EN TU PIEL A ALGUIEN QUE YA TIENES MARCADO EN EL CORAZON?

Esta fue la razón por la cual un hombre de 71 años entró en un estudio de tatuajes de Madrid con un papel en la mano y el corazón partido  lleno de recuerdos. El hombre se dirigió al mostrador y dejo caer sutilmente el folio en manos de la recepcionista, la cual no sabía que esperar. En la nota ponía ¨ Te Quiero¨ y una firma debajo en la cual se leía ¨Pilar¨.  La recepcionista preguntó cuál era su idea para poder explicársela al tatuador y poder ajustarse a sus necesidades.

Él aclaró que quería el tatuaje en la muñeca, con la misma letra, y el mismo color de bolígrafo con el cual su recién fallecida mujer había escrito en esa nota.

Al entrar a la cabina del tatuador, nuestro entrañable amigo se encontraba nervioso con cierto punto de excitación, era su primer tatuaje en 71 años…  El tatuador le puso el calco en la zona deseada y al retirarlo quedo visible la forma que iba a poseer el trabajo final, el abuelo se rompió a llorar de la emoción. Entre lágrimas intentaba explicar lo mucho que significaba para el ese acto, esa marca que ahora sí, poseería para toda su vida.

Es duro ver como la gente depende tanto del amor de otra persona para lograr su propia felicidad. Pero es precioso el hecho de saber que el amor puede con todo, hasta con la muerte.