¿Son los Tatuajes beneficiosos para la salud?

¿Son los Tatuajes beneficiosos para la salud?

Son muchos los que aún piensan en los tatuajes como una banalidad estética, sin ninguna utilidad práctica y mucho menos saludable. Hasta hoy.

Recientemente se ha comenzado a difundir un término que se considera, cuanto menos, esperanzador y que se crea con el fin de ayudar y facilitar la vida a aquellos cuya salud (tanto física como psíquica) supone un problema con el que conviven cada día: hablamos del tatuaje paramédico o terapéutico.

El tatuaje terapéutico es una nueva tecnología implementada en sus inicios en Canadá y que se utiliza para cubrir cicatrices, manchas y defectos antiestéticos de la piel, debido a operaciones quirúrgicas que han dejado señal. En este grupo de tatuaje terapéutico o paramédico se incluyen aquellos que contienen informaciones médicas de vital importancia para el individuo que los posee como puede ser asma, diabetes, epilepsia, cardiopatías, grupo sanguíneo, alergias u otras dolencias.

Hablamos de un tatuaje clásico en términos formales, es decir que su proceso de realización no difiere de la tradicional forma que conocemos de realizar un tatuaje: insertando tinta con una aguja a través de la piel hasta la primera capa de la dermis.

El tatuaje terapéutico se utiliza para cubrir cicatrices o manchas, pero también puede contener información médica de vital importancia para la persona que lo lleva como puede ser una diabetes o una cardiopatía.

Pero esta nueva técnica se atreve a dar otro paso más; no sólo ayuda a prevenir o a disimular defectos de la piel sino que cura a nivel psicológico. Muchas personas se sienten acomplejadas por la cicatriz de un accidente o de una operación, o los que sufren vitíligo, quemaduras, o incluso los que tienen manchas de nacimiento en la piel. Todos ellos pueden aliviar ese complejo y eliminarlo con este tipo de tatuajes, curando así no sólo su piel sino también su psique.

Son miles los casos de personas que han probado el tatuaje como remedio, teniendo los ejemplos más importantes recogidos en los siguientes grupos:

    • Tatuajes en radioterapia:
Este tipo de tatuaje se realiza con el fin de reducir daños y lograr una mayor eficacia durante las sesiones. La técnica consiste en hacer pequeños tatuajes marcando ciertos puntos en el cuerpo para que el médico pueda delimitar con más precisión la zona que recibirá la radiación, eliminando así el daño producido en los tejidos circundantes.
      • Tatuajes paramédicos:
Son aquellos que contienen, como avanzábamos, toda la información necesaria para que los médicos sanitarios puedan atender un ataque repentino de cualquier individuo. Son especialmente favorables a las personas con diabetes, alergias, cardiopatías, asma, algún tipo de problema sanguíneo, epilepsia y un largo etcétera.
        • Tatuajes para cubrir cicatrices:
Este uso es uno de los más comunes y extendidos. Gracias a los avances tecnológicos y médicos actualmente se pueden hacer tatuajes sobre cicatrices, algo impensable durante mucho tiempo. Se recomienda esperar entre seis y nueve meses para cubrirlo, aunque algunos médicos aseguran que dos años es un tiempo más prudente para hacerlo. Las más frecuentes son las cicatrices en la espina dorsal, las cirugías cardíacas o abdominales, cesáreas o de accidentes
          • Tatuajes en mastectomía:
Tras esta intervención se suele reconstruir el seno para reducir los efectos psicológicos que ello conlleva. Aun así, es gracias a la micro pigmentación cuando se puede dibujar de nuevo la aureola y el pezón e incluso disminuir el contraste entre la cicatriz y la piel circundante.
            • Tatuajes para la alopecia:
muchos hombres (y mujeres) sufren de esta dolencia; gracias al tatuaje terapéutico se puede simular el nacimiento del pelo y crear una ilusión óptica de sombreado, similar al cabello natural.

Por último debemos hacer una mención especial a la parte artística, ya que estos tatuajes no sólo ayudan a superar traumas o a salvar vidas, sino que tienen un componente estético muy fuerte, como en el resto de los tatuajes convencionales.

No es de extrañar ver a mujeres con mastectomías que se tatúan flores en su pecho como símbolo de superación de la enfermedad.

Tampoco es raro ver personas operadas de corazón con cremalleras tatuadas sobre la cicatriz, anunciando una vez más su triunfo sobre la enfermedad de una manera amable.

Es mejor superar los complejos de un modo hermoso, encontrando una nueva y mejorada versión de ti mismo a través de la tinta y del arte del tatuaje.